El Bathco pide un infierno verde

4 de diciembre, 2015 · Actualidad

En la convocatoria de los santanderinos ha entrado el 8 sudafricano Mike Botha, que ha llegado esta misma semana a la capital cántabra.

Marco G. Vidart.- Los cántabros reciben mañana al Cisneros con la intención de confirmar la mejoría apuntada en Ordizia.

El Bathco ha hecho sonar los tambores de guerra. Por primera vez hace esta temporada un llamamiento a los suyos y a esos novatos que tras el España-Chile de Torrelavega se quieran enganchar para siempre a esto del rugby. Una llamada de apoyo en 'verde'. Porque si el encuentro del pasado domingo ante el Ordizia era una final en toda regla que terminó con un 6-29 para los cántabros, el de mañana vuelve a ser otro partido vital a más no poder para un Bathco que sigue en una posición en la tabla -sexto, con cinco victorias y cuatro derrotas- que no invita a tirar cohetes. El Cisneros, uno de los tradicionales enemigos íntimos de los 'verdes', pondrá a prueba la recuperación de los santanderinos en un momento, además, particularmente delicado de la temporada. Las plazas para la Copa del Rey están a punto de definirse -lo harán tras la siguiente jornada- y se trata de tener un cruce lo más asequible posible.

El partido de mañana ha sido, en las dos campañas precedentes, siempre de alto voltaje. Como esas peleas en los salones del Oeste en las que solo se salva el pianista. Bathco y Cisneros se han sacudido fuerte y flojo. En su primera temporada en la División de Honor, los 'verdes' apearon a los madrileños de la Copa pero no fueron capaces de ganarles en la Liga. Y en la pasada temporada, fueron los madrileños los que echaron a los cántabros del torneo del KO. Eso sí, los 'verdes' se dieron el lujo de dar al 'Colegio' un baño (44-19) en el partido entre ambos en San Román. En ese patatal Central de la Complutense, el Bathco cedió por la mínima, 22-21. Un Bathco-Cisneros siempre es un partido para no aburrirse.

Los madrileños se han convertido en uno de los némesis de los santanderinos por su propia idea del rugby. El equipo de Daniel Vinuesa ha sido la antítesis del 'quince' del Bathco que ha tenido enfrente. La idea de un rugby ordenado, más ortodoxo de los santanderinos ha chocado frontalmente con esa anarquía estudiada que practica el 'Colegio'. El objetivo del Cisneros es desordenar el partido lo más posible para que su tres cuartos pongan en marcha las alas que hay en sus pies. No en vano, el Cisneros suele ser el sustento de la selección española de Seven, el rugby a siete. Una pérdida de balón en según qué sitio suele equivaler a un ensayo en contra. Además de ser el maestro del caos, el Cisneros es un equipo de lo más conjuntado, con bastantes nombres -Blanco, Hayali, Espinós, Mota, Cano...- que ya suenan desde hace años en el quince del 'Colegio'. Cántabros y madrileños están de lo más parejo en la clasificación de la División de Honor. El Cisneros es quinto, con 27 puntos, y el Bathco sexto, con 26. El 'Colegio' ha demostrado sacar el máximo partido posible a sus victorias, ya que de los seis primeros clasificados, el Cisneros es el ataque más pobre y la segunda defensa más floja.

Botha, en la convocatoria

En el partido de mañana en San Román habrá una novedad entre los santanderinos. No está previsto que juegue de inicio, pero en la convocatoria ya ha entrado el sudafricano Mike Botha, un '8' que no ha podido incorporarse hasta ahora al Bathco al terminar hace poco los estudios en su país. Con 25 años, 1.89 metros de altura y 110 kilos de peso, Botha proviene del Ikey Tigers, donde era el capitán y en el que ha militado las seis últimas temporadas.

La llegada del sudafricano le viene que ni pintada a un equipo con el que, de nuevo, se están cebando las lesiones en esta primera parte de la temporada. A las bajas conocidas de Dani Mañero, Alei Blanco o Bachi Peña, la semana pasada en Ordizia cayó 'Pepín' Sanz, uno de los puntales de la primera línea 'verde' y que, con una lesión de rodilla, estará apartado de los terrenos de juego hasta febrero. Tampoco será de la partida en la primera línea del Bathco Matías Sánchez, esta vez por acumulación de tarjetas amarillas. Así, de nuevo la formación de los tres 'primeras' será distinta a las anteriores, esta vez con Hutchinson, Bulacio y Sedano.

«El equipo está bien. Con una actitud seria y con muchas ganas de que llegue el partido». Javier de Juan, capitán del Bathco, no duda de que los suyos están locos por «confirmar el golpe de autoridad que dimos en Ordizia». El cordobés señala tres factores para derrotar al Cisneros. «Tenemos que ser disciplinados, estar organizados en defensa y no tener miedo a atacar. Debemos probarles a ellos en defensa. Nuestra línea de tres cuartos también es muy buena».

Refrendar el buen partido de Ordizia, ganar a uno de los equipos de postín de la liga, escalar posiciones en la tabla para un mejor cruce en la Copa... El Bathco se juega muchas cosas mañana en su casa. Y para ello pide todo el apoyo posible. Quiere un San Román de esos de las grandes ocasiones, lleno de música, de ánimos y de color 'verde' para ganar y empezar a olvidarse de su irregularidad en esta División de Honor.

 

Fuente: El Diario Montañés