El Bathco derrota al Getxo y al barro

5 de marzo, 2016 · Actualidad

Los verdes tiran de épica para remontar a los vizcaínos en la segunda mitad de un partido marcado por la lluvia, que convirtió Fadura en un lodazal

Foto: Matías Sánchez avanza con el oval ante los jugadores del Getxo Costa (9) y Landaburu (4), con Mariano García a la izquierda / Luz Fierro

 

Francisco Prieto.- La lluvia es una rareza en San Román, el campo del Bathco. En las tres temporadas de los ‘verdes’ en la División de Honor, por increíble que parezca a los santanderinos solo les ha llovido en un día de partido. Pero en ocasiones, el cielo les recuerda a los ‘verdes’ que buena parte de la liga se juega en invierno. Y que esto es rugby. Ayer fue otro de esos días. De labrar un partido en la memoria como hombres de barro. En un campo de Fadura que era más que un lodazal, el Bathco tuvo que aparcar su rugby estilista y de gusto por el ataque. Tocaba remangarse y ganar como fuese. El Bathco se llevó la victoria por 17-28 en un encuentro en el que bastante tenían los santanderinos con mantenerse en pie sobre el campo. Victoria y cuatro puntos. El rugby fluido, las carreras... Eso queda para otro día.

Los santanderinos llegaban con un doble propósito a un campo de Fadura en el que nunca habían ganado en liga. Por un lado, conseguir el triunfo. Y por otro, olvidarse de una semana de lo más complicada, cuando se enteraron de que Bathco no patrocinará más al equipo. Pero el encuentro no pudo empezar peor para los visitantes. Un claro error en la zona medular propició una carrera sin oposición de Matoto que, a placer, colocó el primer ensayo de los suyos. Linklater completó la jugada (7-0) y armó aun de más moral a un conjunto vasco bastante dinámico a la mano para evitar la –en principio– mejor delantera de los bisontes.

El Bathco se sentía incómodo e incluso Mariano García erraba un sencillo golpe de castigo, algo no habitual en él. Al equipo le faltaba continuidad en su juego y sobre todo posesión del oval. El Getxo, con un cerebral Linklater dirigiendo las operaciones, era práctico y el propio jugador ampliaba el hueco con un golpe de castigo para el 10-0. En ese momento empezó el diluvio.

Una cortina de lluvia y viento ayudó a convertir mucho más rápido en marrones a los 30 valientes que había sobre el campo. Los ‘verdes’ apenas salían de su línea defensiva y al menos ganaban alguna touche, muy importante para evitar mayores complicaciones cerca de su línea de marca. El partido pintaba mal para los santanderinos, pero en el ecuador de la primera mitad una buena jugada a la mano permitió el primer tanto visitante, conseguido por Dani Mañero. Llovía entonces –en el marcador– un poco menos para los cántabros y a partir de esa acción el Bathco empezó a crear su juego buscando más actividad en sus primeras líneas.

Sin embargo su oponente no se dejaba sorprender en un dominio ahora alterno. Linklater fallaba un golpe de castigo y poco después Zabalegui, que tomó el relevo de un desacertado Mariano García, subía el 10-8 con el que se llegó al descanso. Un marcador que lo dejaba todo en el aire de cara a la segunda mitad en Fadura.

Cambios

Nada más arrancar el segundo acto cayó una nueva tromba de agua. Era sin duda el momento clave del encuentro y ambos banquillos lo sabían. En esos momentos entraron a lo que quedaba del césped dos piezas clave en el esquema santanderino. El primera línea Joe Hutchinson y el zaguero Richard Stewart salían a escena. Era el momento de arriesgar a la búsqueda de un triunfo vital para afianzarse en la zona alta. Pero el marcador no se movía. Los nervios crecían dentro de un encuentro bastante limpio dadas las condiciones del  campo, un auténtico barrizal con el paso de los minutos.

Los locales no acababan de anotar puntos y el Bathco poco a poco cogía aire. Sus intentos de ataque carecían de claridad, pero cerca de la hora de encuentro la delantera cántabra empezó poco a poco a imponerse. La insistencia al final tuvo premio al encontrar pasillo en la zona izquierda del ataque tras una buena fijación en la zona central. Juan Pablo Guido anotaba el ensayo y Zabalegui, de una patada excepcional, volteaba el marcador para el 10-15.

Aún quedaban algo más de 15 minutos para certificar una victoria épica. Mientras, el tiempo y la lluvia seguían sin dar un respiro a los jugadores. El Bathco estaba crecido y lejos de conformarse entendió que la mejor defensa era seguir atacando para evitar sustos. Zabalegui, infalible a palos en la tarde de ayer, anotó un golpe de castigo para dar más seguridad a los ‘verdes’ (10-18). El Getxo estaba tocado y apenas se defendía en su línea de 22. Los vascos no pudieron evitar que otra vez Guido posase el oval en su zona de marca para sentenciar la victoria en Fadura. Con la transformación de Zabalegui, era el 10-25. Los vizcaínos solo acertaron a maquillar el marcador con un ensayo y transformación de su mejor jugador, Linklater, pero para ellos ya era demasiado tarde. El Bathco tuvo aún la ocasión de lograr el punto bonus por lograr cuatro ensayos, con una melé muy cerca de la zona de marca local. Tras ello, Villegas pitó golpe de castigo, pero en vez de pedir otra melé y buscar el ensayo, el Bathco prefirió los palos. Las fuerzas ya no estaban para nada. Coronel certificó el 17-28 final.

 

Fuente: El Diario Montañés